sábado, 2 de marzo de 2019

Dieta Mediterránea Contra El Cáncer


En un artículo publicado online el 1 de Julio de 2008 en el British Journal of Cancer, miembros del Departamento de Higiene, Epidemiología y Estadística Médica de la Universidad de Atenas, de la Agencia para Investigación del Cáncer (IARC) en Lyon (Francia) y de la Harvard School of Public Health (Boston, EEUU), examinan la relación entre el grado de adherencia o fidelidad a la dieta mediterránea y la incidencia global de cáncer en una muestra de población griega.

Los participantes en el estudio han sido 10.582 hombres y 15.404 mujeres (26.623 en total). Todos los participantes completaron un cuestionario validado semi-cuantitativo sobre la frecuencia de los diversos tipos de alimentos en su dieta. La adherencia a la dieta mediterránea ha sido evaluada utilizando una escala de 9 puntos:

  1. Elevado consumo de grasas monoinsaturadas y bajo consumo de grasas saturadas.
  2. Elevado consumo de frutas.
  3. Elevado consumo de verduras.
  4. Elevado consumo de legumbres.
  5. Elevado consumo de cereales.
  6. Moderado o elevado consumo de pescado.
  7. Bajo consumo de carne y productos cárnicos.
  8. Bajo a moderado consumo de leche y productos lácteos.
  9. Moderado consumo de alcohol, principalmente bajo la forma de vino en las comidas

Los resultados han sido los siguientes: durante un seguimiento medio de 7,9 años se detectaron 851 casos confirmados de cánceres (421 hombres, 430 mujeres).

El análisis estadístico demostró que un elevado grado de adherencia a la dieta mediterránea se asociaba significativamente con una menor incidencia de cáncer. Un incremento de 2 puntos en la escala de la valoración de la adherencia a la dieta (por ejemplo, reduciendo el consumo de carne y aumentado el consumo de legumbres, o incrementando sustancialmente el consumo de verduras y sustituyendo la mantequilla por el aceite de oliva) correspondía a una reducción del 12% en la incidencia del cáncer.

La asociación entre grado de adherencia a la dieta mediterránea y cáncer era más fuerte en las mujeres. La asociación era más fuerte que la prevista sobre la base de la asociación de componentes individuales de la dieta.

La conclusión es que en el estudio prospectivo de una muestra de la población griega se demuestra que la adherencia a la dieta mediterránea tradicional se asocia con una reducción marcada y significativa de la incidencia global del cáncer en dicha población, la cual es más amplia de la prevista examinando los componentes individuales de la dieta.